HISTORIA

Santuario el Cañi es un área silvestre protegida privada de 500 hectáreas bajo el título de propiedad de la Fundación Lahuén desde el año 1990 y que gracias a la voluntad y colaboración de diversas personas se logró evitar la tala del bosque del lugar siendo la primera ONG chilena dedicada exclusivamente a la conservación y protección del bosque nativo, considerándolo como un espacio educativo sin igual.

Como el tema de la conservación era algo nuevo en Chile, para que éste proyecto fuera posible se realizaron muchos esfuerzos en lograr su financiamiento y se consiguió aportes que en su mayoría provinieron del extranjero. Aquí participaron "amigos de Cañi" tales como Ancient Forest International (AFI), Ashoka Innovators for the Public, Fondo Las Américas, Hostería ¡École! y tantos otros particulares.

Entre los años 1993 y 1994 las actividades del Cañi fueron apoyadas por fondos canadienses, incluyendo un curso de capacitación de guías locales de ecoturismo que comenzaron a trabajar a partir del verano de 1995 como parte de un gran proyecto para desarrollar en este bosque un espacio educativo al aire libre. Hacia fines de ese mismo año se comenzó a trabajar en un vivero de plantas nativas y proyecto comunitario con el fin de contribuir a la sustentabilidad económica y creación de fuentes alternativas de trabajo para la gente local.

Situada en la Región de la Araucanía que fue y sigue siendo un territorio sagrado para la cultura mapuche – pewenche, hoy en día es administrada por el Grupo de Guías Cañe, organización sin fines de lucro conformada por personas de la localidad de Pichares, una antigua reserva mapuche y el lugar en donde se encuentra emplazado este parque.

Durante el recorrido por el sendero se puede apreciar la historia de este lugar y aún quedan vestigios de la extracción de madera que hubo años antes de destinar esta área para la conservación. Hoy en día, gracias al trabajo de las y los guardaparques, el bosque renoval se ha recuperado y ha crecido de buena forma, permitiendo la posibilidad de ver el bosque nuevo en primera instancia para luego internarse en el bosque antiguo de árboles gigantes y toda la biodiversidad asociada a éste.

En Santuario el Cañi se trabaja todos los días del año por conservar el bosque nativo de tipo templado lluvioso, conformado principalmente por Pewen (Araucaria araucana) que puede vivir hasta 2.000 años, Coigüe y Lenga, 12 lagunas cristalinas de origen volcánico de las cuales una de ellas se secó producto del terremoto que afectó a Chile el año 2010.