Santuario El Cañi es una de las primeras Áreas Bajo Protección Privada en Chile. Con una superficie de aproximadamente 500 hectáreas, se ubica a 21 kilómetros de Pucón en la Región de la Araucanía.

 

“El Cañi” proviene del Mapudungún “Cañe” y significa literalmente “otro ojo” u “otra visión”. De Ahí nace su significado más profundo y nuestra frase que lo define: “Visión que transforma”. No le llamamos “Santuario” por ser una categoría denominada “Santuario de la Naturaleza”, sino porque este maravilloso lugar es es conocido por poseer una energía muy poderosa y única desde tiempos ancestrales.

La transformación de El Cañi en un área bajo protección privada, se remonta al año 1990 cuando el terreno que hoy es corresponde a El Cañi, estaba en venta y se rumoreaba que una empresa forestal podría comprarlo para su explotación. En ese entonces, Martin Quartermaine junto a Katherine Bragg, vecinos del lugar, inician una recolección de fondos principalmente en el extranjero para comprar el terreno y protegerlo. Entre los donantes, se incluyen organizaciones como Ancient Forest International (AFI), Ashoka Innovators for the Public, Fondo Las Américas, Hostería ¡École!, Conservation Land Trust, Patagonia Inc., entre tantos otros particulares. Una vez reunidos los fondos, se crea una figura jurídica para poder concretar la compra, cuyo nombre es Fundación Lahuén. Esta ONG, se transformó así, en una de las primeras Organizaciones no Gubernamentales dedicada exclusivamente a la protección del bosque nativo y contando con un predio propio para su conservación.

Desde el origen, los amigos de El Cañi y el Directorio de Fundación Lahuén, visionaron que El Cañi debía ser un polo educativo para la comunidad y por lo tanto, también debía ser manejado por la propia comunidad, en este caso, de Pichares. Entre los años 1993 y 1994 las actividades de El Cañi fueron apoyadas por fondos canadienses, incluyendo un curso de capacitación de guías locales en ecoturismo, en el cual participaron diversas personas de la comunidad de Pichares. Este grupo comenzó a trabajar desde el verano de 1995, como parte de un gran proyecto para desarrollar en este bosque un espacio educativo al aire libre. Hacia fines de ese mismo año se comenzó a trabajar en un vivero de plantas nativas y proyecto comunitario con el fin de contribuir a la sustentabilidad económica y creación de fuentes alternativas de trabajo para la gente local.

En el año 2000, Fundación Lahuén decide otorgar oficialmente la administración de Santuario El Cañi al Grupo de Guías Cañe, una organización comunitaria funcional, compuesta por las mismas personas de Pichares que participaron en el curso de capacitación en ecoturismo y otras actividades.

 

En Santuario el Cañi se trabaja todos los días del año por proteger el bosque nativo de tipo templado lluvioso, conformado principalmente por Pewen (Araucaria araucana) que puede vivir hasta 2.000 años, Coigüe y Lenga, 12 lagunas cristalinas de origen volcánico de las cuales una de ellas se secó producto del terremoto que afectó a Chile el año 2010.

A la fecha, Santuario El Cañi mantiene sus objetivos de creación y se pretende que sea el escenario para trabajar fuertemente en cuanto a conservar el bosque templado andino y todos sus ecosistemas a través del ecoturismo y la educación ambiental experiencial, favoreciendo el desarrollo local de manera sostenible.

BREVE HISTORIA DE SANTUARIO EL CAÑI